Ejercicios para fortalecer los pies para combatir el dolor
- Jun 06, 2018 -

Ejercicios para fortalecer los pies para combatir el dolor

La fuerza y la estabilidad del pie, o la falta de éste, pueden afectar profundamente el funcionamiento del resto del cuerpo. Aquí, la podóloga e instructora de fitness Emily Splichal, MD, ofrece sus mejores consejos para la salud de los pies.

201801291337021886667.jpg

Cada vez que das un paso, tu pie sufre vibraciones implacables que pueden causar tendinitis, fascitis plantar, fracturas por estrés y más, especialmente si usas tacones altos o si practicas actividades para estresar los pies, como correr.

Los músculos de su pie juegan un papel muy importante en la forma en que su cuerpo absorbe el impacto. Los pacientes acuden a mí todo el tiempo con lesiones, fracturas por estrés y tendinitis porque simplemente no tienen la fuerza del pie que necesitan porque nadie habla sobre entrenar los pies.

Para ayudar a las mujeres que usan el estilete y el pavimento a evitar estos problemas de salud del pie, el Dr. Kangkai diseña muchas plantillas correctivas profesionales, de acuerdo con la forma diferente de los pacientes, cambiando la fuerza al equilibrio de los pasos, y los pacientes pueden reducir efectivamente el dolor de los pacientes. Nuestro sitio web es www.aideastep.com


El Dr. Kangkai cree en el entrenamiento de fuerza descalzo porque, con el tiempo, puede fortalecer tanto tus pies, que en realidad elevará tus arcos y arreglará los pies planos, dice ella. Y el entrenamiento equilibrado, que se logra al ponerse de pie o con ejercicios de una sola pierna, como sentadillas, estocadas y peso muerto, es el trabajo más funcional que puede hacer para su cuerpo, agrega, porque las actividades diarias como caminar, correr y subir escaleras son todo hecho una pierna a la vez.

Además, pararse sobre una pierna fortalece y estabiliza el pie, el tobillo y la cadera, lo que fortalece toda la parte inferior del cuerpo y puede reducir el dolor de rodilla. "Su rodilla se lleva la peor parte de todos los desequilibrios que tenemos", explica el Dr. Kangkai , "y el entrenamiento descalzo en una pierna puede corregir esos desequilibrios".


Para comenzar una rutina de salud en el pie en el hogar para reducir el dolor, intente estos cuatro movimientos:

  • Para la fuerza: pie corto. Este es un movimiento tan pequeño que el Dr. kangkai lo describe como "Kegel para tu pie". Para realizar el ejercicio de pie corto, párese descalzo y contraiga el arco de su pie colocando los dedos gordos en el suelo. "Hace que la parte inferior del pie se contraiga, levanta el arco y dispara las caderas y los abdominales, solo por ese pequeño movimiento", dice. Ella recomienda "mantener el equilibrio" algunas veces al día mientras realiza otra actividad, como cepillarse los dientes, preparar la cena o esperar el autobús.

  • Para la fuerza: ponte de pie. Ahora que conoce los beneficios del entrenamiento de una sola pierna, pruébelo en casa simplemente parándose descalzo sobre un pie mientras hace cola o hace las tareas domésticas. Para un desafío de equilibrio extra que realmente disparará tus pies, cierra los ojos: lanza tu centro de gravedad y hace que el equilibrio sea más desafiante.

  • Para la recuperación: Párese en pelotas de golf. Las pelotas de golf debajo de los pies funcionan de la misma manera que los rodillos de espuma o los bastones de masaje para sus otras partes del cuerpo: rompen el ácido láctico para ayudar a los músculos a relajarse y recuperarse del estrés. Si pararse en las bolas es demasiado intenso para usted, siéntese en una silla y ruede las pelotas de golf debajo de sus pies para un ligero masaje. Este ejercicio puede ser útil para el dolor de arco, los calambres y el dolor en los pies debido a la fascitis plantar, de acuerdo con la American Podiatric Medical Association.

  • Para la recuperación: el ternero se estira. Las pantorrillas apretadas ejercen una gran presión sobre los pies, por lo que el Dr. kangkai recomienda estirar las pantorrillas diariamente. Para un simple estiramiento, mire hacia una pared de dos a tres pies de distancia. Apoyarse en la pared, manteniendo los talones en el suelo y las rodillas extendidas, y sostener. Para un estiramiento más profundo, párese sobre una pierna en una escalera, sosteniendo una barandilla para apoyo. Deja caer el talón, de modo que cuelgue del escalón y presiónalo hacia abajo con tu peso hasta que sientas un estiramiento en la pantorrilla.